Curso Celulas Madre-Stem Cell Training Inc.
Interesante? Compártelo!

Crean tejido humano a partir de células obtenidas de biopsias musculares

Un grupo de investigadores de la Universidad de Duke EEUU,  iniciaron un estudio en el año 2015 y han logrado crear el primer tejido muscular humano a partir de células obtenidas de biopsias musculares

Estos innovadores avances, le abre un camino a las terapias regenerativas, a la posibilidad de curar enfermedades poco comunes, y a la personalización de terapias. Se toman células adultas de la piel o la sangre, las mismas, al ser “reprogramadas” cumpliran la función de células madres embrionarias. Este método no es nuevo, pero, en esta ocasión, se han logrado conseguir células lo suficientemente robustas para lograr su funcionalidad.

Con el uso de iPS, los investigadores pueden conseguir una cantidad ilimitada de células progenitoras miogénicas, las células son similares a las células madre musculares, ya que estas pueden formar un músculo entero partiendo de una sola célula. Así lo explicó el profesor Nenad Bursac en un comunicado de la universidad.

Las células iPS crecen su tamaño usando una molécula llamada Pax7. Está les transmite una señal para que se desarrollen como células musculares.

Este proceso ya había sido probado en ocasiones pasadas, pero tenían la dificultad de que las células no eran lo suficientemente robustas y por lo tanto el músculo no lograba ser completamente funcional.

Esto llevó mucho tiempo de “ensayo y error”, sin embargo, el trabajo de todo el equipo de investigadores logro vencer esa barrera, hasta lograr finalmente músculos humanos funcionales, a partir de células madre pluripotentes. Esto lo indico el principal autor del estudio Lingjun Rago.

El investigador se encargó de explicar que lo que marcó la gran diferencia en esta oportunidad fue la manera en que realizaron el cultivo de células, y el uso de una matriz tridimensional, que permite el crecimiento y desarrollo de las células más rápidamente y de manera más duradera que los cultivos bidimensionales que generalmente se usan.

Una vez que las células comenzaban el proceso de transformarse en un músculo Bursac y Rao dejaron de suministrarle la molécula Pax7, brindándole el apoyo y alimento requerido para llegar a un estado de completa maduración.

En el estudio se pudo observar que al transcurrir tres o cuatro semanas de cultivo tridimensional, las células musculares resultantes forman fibras que se contraen y reaccionan a estímulos tales como, pulsos eléctricos, señales bioquímicas, tal y como sucede con las fibras musculares.

Dichas fibras musculares fueron implantadas en ratones adultos, estos sobrevivieron y funcionaron durante al menos tres semanas a la vez que se iban integrando de manera progresiva en el tejido nativo a través de la vascularización.

El músculo que resulta no es tan duro como el tejido nativo, aun así los investigadores consideran que existe un gran potencial, por ello mismo ahora concentran sus esfuerzos en conseguir músculos más robustos.

Este nuevo enfoque de la medicina abre las puertas para ser empleado en terapias regenerativas, y para el estudio de enfermedades poco comunes, Bursac afirma que es una perspectiva “especialmente apasionante” y se refirió concretamente a la distrofia muscular de Duchenne.

¿Qué Opinas? Dejanos tu Comentario!: