fbpx
Curso Celulas Madre-Stem Cell Training Inc.
Interesante? Compártelo!

Ensayos clínicos en células NK podrían cambiar la forma en que hoy tratamos el cáncer.

Las células madre pluripotentes inducidas (también conocidas como células iPS o iPSCs) son un tipo de célula madre pluripotente que puede generarse directamente a partir de una célula somática. Las células madre pluripotentes son prometedoras en el campo de la medicina regenerativa debido a que pueden propagarse indefinidamente, así como dar lugar a cualquier otro tipo de célula en el cuerpo (como las neuronas, el corazón, las células pancreáticas y hepáticas), representan una fuente única de células que podrían usarse para reemplazar a aquellas perdidas por daños o enfermedad

Las células NK (asesinas naturales) son el tipo de linfocito citotóxico crítico para el sistema inmune. El papel que juegan las células NK es análogo al de las células T citotóxicas en la respuesta inmune adaptativa de vertebrados. Las células NK proporcionan respuestas rápidas a las células infectadas por virus, actúan alrededor de tres días después de la infección y responden a la formación de tumores. 

Por lo general, las células inmunes detectan el complejo principal de histocompatibilidad (MHC) presentado en las superficies celulares infectadas, lo que desencadena la liberación de citocina (https: //vimeo.com/394036530), lo que provoca la apoptosis. Sin embargo, las células NK son únicas, ya que pueden reconocer las células estresadas en la ausencia de anticuerpos y MHC, lo que permite una reacción inmune mucho más rápida.

Ensayo clínico en células NK

En un primer ensayo clínico, se está probando la seguridad de una inmunoterapia con células asesinas naturales (NK) derivada de células madre pluripotentes inducidas en 64 pacientes con una variedad de tumores sólidos. Los primeros sujetos utilizados para el estudio recibieron las células en febrero en el Centro de Cáncer Moores de la Universidad de California, campus San Diego (UCSD) y el Centro de cancerología, MD Anderson. 

Este estudio está dirigido a pacientes con cáncer en etapa tardía con tumores sólidos, que incluyen linfoma, cáncer colorrectal y cáncer de seno. Las células FT500 NK no sufren más alteraciones y después de su derivación de las células madre pluripotentes inducidas (iPSC), ofrecen la posibilidad de un tratamiento más rápido. 

Células madre humanas embrionarias inducidas iPSCs

Las células madre humanas embrionarias (hESC) y las células madre pluripotentes inducidas (iPSCs) proporcionan una población de células iniciales accesible, genéticamente tratable y homogénea para estudiar de manera eficiente el desarrollo de células sanguíneas humanas. Estas poblaciones celulares proporcionan plataformas para desarrollar nuevas terapias basadas en células, para tratar enfermedades hematológicas malignas y no malignas.

Las células NK son células inmunes de la misma familia que las células T y B y son muy buenas para atacar a las células cancerosas para su destrucción. Algunos experimentos de laboratorio han demostrado que lo hacen atacando células que han perdido las señales de auto reconocimiento que le indican al sistema inmunitario que no ataque. Este es el fenómeno que puede ocurrir entre las células cancerosas pero no en las células sanas. Los expertos no están seguros de cuántas células cancerosas pierden esas señales. Los investigadores esperan que el ensayo clínico pueda ayudar a determinar qué pacientes con cáncer podrían beneficiarse más del tratamiento con células NK.

Clon iPS

La capacidad de inducir células madre pluripotentes a partir de células somáticas humanas comprometidas proporciona un tremendo potencial para la medicina regenerativa. Sin embargo, existe un potencial neoplásico definido inherente a dicha reprogramación que debe entenderse y puede ofrecer un modelo para los eventos de comprensión crítica en la formación del tumor. Mediante ensayos de genoma completo, identificamos anormalidades epigenéticas relacionadas con el cáncer que surgen temprano durante la reprogramación y persisten en clones de células madre pluripotentes inducidas (iPS). Estos incluyen cientos de eventos anormales de silenciamiento génico, patrones de respuestas aberrantes a los fármacos modificadores epigenéticos que se asemejan a los de las células cancerosas y la presencia en iPS y células parcialmente reprogramadas de alteraciones de la metilación del ADN del promotor genético específico del cáncer.

El progreso en la terapia de células T adoptivas para el cáncer y las enfermedades infecciosas se ve obstaculizado por la falta de linfocitos T humanos específicos de antígeno disponibles. Las células madre pluripotentes podrían proporcionar una fuente considerable de linfocitos T, pero el potencial terapéutico de las células linfoides derivadas de células madre pluripotentes humanas generadas hasta la fecha sigue siendo incierto.

Modificación de las células T

Recientemente, algunas terapias celulares aprobadas para el cáncer también se basan en la modificación de las células T, para producir receptores de antígeno quimérico (CAR) que se unen a las células cancerosas en esos casos, y han sido efectivas en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer como la leucemia.

Aplicación de la terapia con células CAR T en tumores sólidos

La tecnología Car T ha cautivado el campo al eliminar casi todos los cánceres de sangre de algunos pacientes, pero los tumores malignos sólidos presentan nuevos desafíos.

Las terapias que contienen tales células T del receptor de antígeno quimérico (CAR) han sido aprobadas para algunos tipos de los llamados cánceres líquidos, de la sangre y la médula ósea, el linfoma de células B grandes y la leucemia linfoblástica aguda de células B. Pero el enfoque no ha tenido tanto éxito para los tumores sólidos.

La investigación seria sobre la terapia para el cáncer cerebral comenzó hace casi 20 años después de que el biólogo del cáncer Waldemar Debinski, en ese entonces en Penn State, descubriera que el receptor de la molécula de señalización inmune interleucina 13 (IL-13) estaba presente en los glioblastomas, pero no en el tejido cerebral sano. Por lo tanto, el receptor en las células cancerosas parecía un excelente objetivo para concentrarse y al mismo tiempo preservar las saludables. El dominio espaciador CAR que abarca las membranas de las células inmunes y sus áreas coestimuladoras intracelulares, así como el proceso utilizado para expandir las células fuera del cuerpo, para aumentar la actividad de las células T.

CAR T- Una terapia de células más segura.

Mientras que el manejo de la toxicidad de la terapia de células T CAR puede ayudar a mantener los tratamientos ya diseñados en su marcha hacia la clínica, muchas compañías de inmunoterapia también están trabajando para desarrollar una nueva generación de terapias inherentemente más seguras, pero igual de eficientes. Una parte crucial para lograr este objetivo será mejorar la especificidad de CAR para las células objetivo. Con los tratamientos actuales, la destrucción de las células normales es a menudo un efecto secundario inevitable cuando el tejido sano transporta los mismos antígenos que los tumores; Las células B no cancerosas, por ejemplo, suelen ser víctimas de las terapias dirigidas a CD19.

La administración de CAR T es un factor no fácil en el tratamiento de tumores sólidos y otras formas desconocidas de tumores. Con los cánceres no sólidos, las células se administran mediante una infusión de sangre, y una vez en circulación, el CAR T puede buscar y destruir las células malignas. Para tumores sólidos, no es tan simple.

El principal inconveniente de tomar células de un paciente y convertirlas en un producto de inmunoterapia celular es que el proceso puede llevar semanas. 

Patel le dice a The Scientist: “Pero para la mayoría de los pacientes que pueden no ser candidatos o no tener tiempo para esperar ese enfoque, la idea de que exista una inmunoterapia estándar que podría ser un fármaco vivo que actúe contra su cáncer, creo que es un concepto fascinante ” 

¿Qué Opinas? Dejanos tu Comentario!: