Ensayos Clínicos avalan el uso de componentes derivados del líquido amniótico en el cuidado de heridas

Por: Robert B. Diller, Ph.D., Robert G. Audet, Robert S. Kellar Ph.D.

El líquido amniótico es un producto obtenido a partir de células madre mesenquimales (MSCs por sus siglas en inglés, ) de la capa amniótica placentaria.

Durante su fabricación, el amnios se lava y descelulariza mediante un proceso que selecciona activamente las MSCs. Los medios de cultivos usados están libres de xeno y DMSO. El fluido contiene factores de crecimiento conocidos por estimular el crecimiento y la proliferación celular (PDGF 1,2,4, EGF 4, TGF-β1 2,4), formación de vasos sanguíneos (VEGF 1,2,3,4, ANG-2 1, FGB-b 2,3,4), además estimula la remodelación tisular (MMP 1,4 y TIMP 1,3,4) y contiene propiedades bacteriostáticas (MPO 5). Los factores de crecimiento enumerados se han encontrado en cantidades medibles y verificados por una organización de investigación independiente (CRO).

Hasta la fecha, hemos identificado dos bioensayos para evaluar la bioactividad del fluido posterior a la fabricación.

El primer ensayo cuantifica la actividad metabólica de los fibroblastos dérmicos neonatales (hDFn) utilizando XTT 6,7 (ver Figura 1).

Estos datos demuestran el doble en la actividad metabólica de la hDFn al agregar Líquido amniótico al DMEM en comparación con el DMEM completo con 10% de suero bovino fetal (FBS).

El segundo bioensayo es una angiogénesis, un ensayo de formación de tubos en el que las células de la vena umbilical humana (hUVEC) se siembran en un medio de cultivo reducido Matrigel®, complejo de membrana basal 8. Las células se tratan con Líquido amniótico, VEGF (control positivo) o medio sin suero (control negativo), seguido de la evaluación de la red de tubos que se asemejan a estructuras microvasculares en una red capilar en expansión (ver Figuras 2 y 3).

La imagen J con el complemento 9 del analizador de angiogénesis se usa posteriormente para cuantificar el número de nodos; se define como la ubicación donde se unen tres o más celdas para formar una unión. Estas estructuras microvasculares están representadas en la Figura 2: nodos = puntos rosados, mallas, conductos completos = delineados en azul. La figura 3 representa los datos obtenidos al realizar el análisis de Imagen J con un análisis post-hoc de HSD de Tukey y ANOVA posterior.

Estos datos in vitro se correlacionan con los datos clínicos in vivo del tratamiento del paciente donde se ha informado un aumento en la tasa de cicatrización y el cierre completo de heridas complicadas (Figura 4).

Esta herida ocurrió en un varón de 61 años que ha sido diabético dependiente de insulina durante 30 años. La herida fue tratada previamente con una variedad de metodologías, pero permaneció abierta durante cinco años. El tratamiento con líquido amniótico  dio lugar a una rápida cicatrización de la herida y re-epitelización en 16 días.

¿Qué Opinas? Dejanos tu Comentario!:

12 comentarios
Publicar tu Respuesta