La nueva dirección de la medicina con la aplicación de la regeneración “IN VITRO “

En la actualidad existen importantes estudios y tecnologías emergentes de tejidos, cartílagos, piel, vasos sanguíneos y vejiga, apuntando a una dirección muy positiva al tratamiento de pacientes con microtia, la cual es una malformación congénita del oído externo el cual puede perjudicar seriamente el bienestar fisiológico y psicológico de niños afectados, esta situación se presenta con una tasa de prevalencia regional muy variada de 0,83 a 17,4 por cada 10.000 pequeños nacidos en todo el mundo siendo una tasas de prevalencia de las más altas en hispanos y asiáticos.

En el mismo contexto se está actuando en la regeneración “in vitro” del cartílago en forma de la oreja en pacientes específicos utilizando ingeniería de tejidos para así efectuar su primera aplicación clínica en la reconstrucción auricular, a pesar de los problemas que puedan presentarse, entre las que se pueden encontrar problemas técnicos en la fuente celular, el control de la forma, la resistencia mecánica, la bioseguridad y la estabilidad del cartílago regenerado a largo plazo, sumado a la dificultad para generar una estructura 3D prediseñada y la repuesta desfavorable que pueda presentarse en el paciente.

Estas tecnologías emergentes en el campo de la ingeniería de tejidos se ven en las practicas exitosas con huesos, piel, cartílagos, vejiga y vasos sanguíneos, los mismos orientan a una nueva dirección en el tratamiento de pacientes con microtia.

Dentro de los criterios de inclusión de esta práctica encontramos: que la edad debe estar comprendida entre 6 y 50 años, sano y sin antecedentes de enfermedad sistémica. Se excluyen: pacientes con un mal estado de salud, enfermedad en la sangre o tendencia a hemorragias, evidencia de infección con VIH o hepatitis B o C, entre otros trastornos que impiden el normal curso del tratamiento.

En el procedimiento se extirpa desde el área de la ingle un injerto de piel grueso para cubrir el colgajo de fascia temporoparietal, luego se asegura con un refuerzo en el surco y sutura.

Se cosecha de cartílago de microtia y expansión de flap de piel, el colgajo de piel se mantiene en un estado de expansión estática hasta el final de la duración tisular total por un lapso de tres meses.

Los resultados que se pueden encontrar representan un paso significativo en la transformación clínica del cartílago logrando la forma de oreja humana con ingeniería tisular, siempre se debe llevar a cabo esta técnica de ingeniería in vitro con un procedimiento quirúrgico adecuado.

¿Qué Opinas? Dejanos tu Comentario!:

2 comentarios
Publicar tu Respuesta