Las células madre siguen siendo la clave para las terapias contra la leucemia.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Rochester Medical Center considera por qué la leucemia es tan difícil de tratar y sugiere que el enfoque actual para el desarrollo de medicamentos debe ser ajustado para apuntar a una gama más amplia de genes o vías de señalización.

Michael Becker, M. D., el autor principal, explica que algunos de los nuevos medicamentos contra  leucemia aguda atacan proteínas específicas expresadas por las células de leucemia. El estudio abre un nuevo camino que muestra que a medida que la enfermedad progresa, las células madre de la leucemia  cambian y empiezan a expresar de proteínas adicionales que no estaban presentes cuando se produjo por primera vez el cáncer o pierden la expresión de proteínas cuando el cáncer reaparece.
El científico  es el primero en examinar cómo cambian las células madre de la leucemia con el tiempo, y el primero en observar variados biomarcadores de genes conocidos de forma simultánea.

“Durante los últimos años grandes esfuerzo se ha centrado en el desarrollo de unos pocos fármacos que se dirigen a proteínas tales como CD33, CD123 y CD47 en las células de leucemia aguda. La próxima generación de inmunoterapias también está dirigido a proteínas muy específicas. Nuestros resultados argumentan en contra de este enfoque para lograr remisiones y recuperaciones completas a largo plazo. ”

La leucemia mieloide aguda (LMA) es el tumor maligno de sangre más difícil de tratar y tiene un mal pronóstico si la enfermedad reaparece después del tratamiento inicial, como ocurre a menudo.

A mediados de la década de los ‘90, los científicos identificaron un subgrupo raro células madre (CML) de leucemia de asociadas con la leucemia aguda. Saber que estas células madre existen ayudó a los investigadores a entender por qué la leucemia responde fácilmente a la quimioterapia. Las CML tienen propiedades diferentes a otras células cancerosas y las células normales, y pueden permanecer latentes durante largos períodos. Las células madre de leucemia también pueden comportarse de forma diferente en cada paciente.

Pocos científicos han utilizado células leucémicas de pacientes para estudiar de cerca los cambios que tienen lugar en diversos puntos temporales en la enfermedad. Investigadores de Wilmot Cancer Institute han estado recolectando muestras de CML de los pacientes al momento del diagnóstico, durante el tratamiento, y otra vez si había recaídas de la enfermedad. Los investigadores analizan las muestras usando un método que consiste en aislar poblaciones de células madre. Entonces observan los cambios entre los diversos biomarcadores de proteínas y las señales de que el número de células madre de la leucemia se está expandiendo.

Los datos recientemente publicados de 25 pacientes muestran un aumento de 9 a 90 veces en la cantidad de las CML entre el diagnóstico y la recaída. Con la prueba de esta muestra expandida de células madre, que son resistentes a la terapia, los científicos tienen una mejor comprensión de por qué tan pocos pacientes sobreviven después de la enfermedad regresa, dijo Becker.

“Nuestro trabajo sugiere que podríamos ser capaces de reducir el número de células madre de la leucemia si nos enfocamos en  las vías responsables de la expansión de células madre”, dijo.

“Para los pacientes con LMA, el estudio pone de relieve la importancia de recibir terapia que tenga la mayor probabilidad de alcanzar la remisión a largo plazo en el primer intento” dijo Becker. El siguiente paso en la investigación es identificar fármacos que permiten a los pacientes permanecer en remisión.

Síguenos en Facebook donde publicamos más información relevante sobre Células Madre.

Referencias

Michael W. Becker et al. Evolution of acute myelogenous leukemia stem cell properties following treatment and progression. Blood Journal. Julio de 2016 Recuperado: http://www.bloodjournal.org/content/early/2016/07/15/blood-2016-02-695312

 

¿Qué Opinas? Dejanos tu Comentario!:

2 comentarios
Publicar tu Respuesta