Curso Celulas Madre-Stem Cell Training Inc.
Interesante? Compártelo!

Medicina Regenerativa. Vital para tratar lesiones deportivas

La medicina regenerativa y las terapias con células madre son cada dia mas usadas para tratar diversas lesiones y enfermedades sufridas por deportistas.

Si ud visita nuestro canal youtube http://www.youtube.com/subscription_center?add_user=StemCellsGroup podrá constatar que, muchas  de las ponencias presentadas en el III Simposio Mundial de Medicina Regenerartiva realizado en Buenos Aires en el mes de Octubre, incluían casos clínicos de atletas recreativos y de alto rendimiento, en el 90% de estos con excelentes resultados. Hoy les quiero comentar sobre cuáles son las lesiones más tratadas en la actualidad usando Terapias Celulares.

Reparación Muscular

El 45% de las lesiones vinculadas con el deporte están relacionadas con contusiones y esguinces musculares. El tejido muscular está compuesto por células tubulares largas llamadas mioblastos, las cuales se fusionan para formar las fibras musculares. Las células madre musculares, también conocidas como células satélites, son las responsables de llevar a cabo la reparación muscular. Durante la realización de ejercicios, las fibras musculares sufren daños y por ende le envían señales a las células satélite que se encuentran apostadas en la parte superior del tejido muscular. En respuesta a tales señales, las células satélites se activan, comienzan a dividirse y a copiarse a sí mismas, generando así nuevos mioblastos. Estos mioblastos se integran y finalmente reparan el tejido muscular dañado.

 

Células Madre Mesenquimales y la Reparación de Lesiones

Las Células Madre Mesenquimales (MSCs) son células madre específicas de tejido (adultas), la cuales, al ser cultivadas en las condiciones apropiadas, a demás de copiarse a sí mismas, son capaces de dividirse y formar tejido óseo, cartílago, tejido muscular y células adiposas. Las MSCs son consideradas por los investigadores y médicos como un atractivo recurso, ya que estas pueden aislarse de una manera fácil en los diferentes tejidos de los pacientes, incluyendo el tejido adiposo.

Una vez que estas MSCs son obtenidas y, de ser necesario, cultivadas en grandes proporciones, estas pueden ser reintroducidas al mismo paciente, por lo que no existe riesgo de que sean rechazadas por su sistema inmune. Como respuesta a la lesión, las MSCs producen proteínas que alteran el entorno circundante, promoviendo así la curación y regeneración de los tejidos, desarrollando factores antiinflamatorios, angiogénicos (que promueven el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos) y otros que estimulan las células madres del tejido específico local.

 

Lesiones en Cartílagos

Durante mucho tiempo se ha pensado que los cartílagos son candidatos ideales para la terapia celular, ya que es un tejido relativamente sencillo, el cual está compuesto por un tipo de células conocidas como condrocitos, y tampoco cuenta con una red sustancial de suministro de sangre. Los investigadores prestan mayor interés en la reparación del tejido del cartílago de la rodilla, conocido también como el menisco de la rodilla. Los meniscos son necesarios para diseminar el peso del cuerpo en la articulación de la rodilla al cuando existe movimiento entre la parte superior e inferior de la pierna. Tan sólo un tercio del cartílago del menisco cuenta con suministro de sangre. Es el torrente sanguíneo el que permite el acceso de los factores de curación y las células madre que forman parte de los vasos sanguíneos (llamadas células madre perivasculares) al sitio de la lesión, por ende la carencia de suministro de sangre impide la curación de este tejido. El daño en este tejido es común entre los atletas, y tal daño es la principal razón por la cual es intervenido el 60% de los pacientes que requieren una cirugía de rodilla, la cual suele implicar la eliminación parcial o total del menisco, lo que posiblemente puede derivar en una degeneración del cartílago a largo plazo y en osteoartritis.

Recientemente, los investigadores se han centrado en hacer uso de las MSCs para el tratamiento de las lesiones en el cartílago de la rodilla. Existen inumerables casos de atletas cuyo cartílago lesionado ha sido curado de forma eficiente con SCs inyectadas en la lesión, y esto pudiera mejorarse en caso que las MSCs sean modificadas para producir factores de crecimiento asociados con el cartílago. Se ha demostrado que una vez que las MSCs son inyectadas en la rodilla, estas se fijan en el lugar de la lesión y comienzan a convertirse en condrocitos, promoviendo así la curación y la reparación. Todos los ensayos clínicos que han sido realizados en seres humanos, donde se han utilizado las MSCs para tratar las lesiones de cartílagos, han reportado datos alentadores. Actualmente se están llevando a cabo varios ensayos en los cuales se están  utilizando muestras más grandes de pacientes, y éstos podrán luego proporcionar una información más detallada sobre el papel que desempeñan las MSCs en la reparación de los cartílagos. Una serie de estudios han demostrado que el cartílago lesionado puede ser curado de forma más eficaz si las MSCs son colocadas en un especie de armazón elaborado con materiales producidos naturalmente en la articulación de la rodilla. En un estudio reciente sobre las MSCs, se tomaron estas células aisladas de los pacientes y fueron injertadas en un armazón elaborado con colágeno el cual luego fue insertado para su cultivo en discos de tejido de meniscos tomado de vacas y ovejas. Los investigadores descubrieron que las MSCs integraron, repararon y estabilizaron el menisco lesionado mejor que las células condrocitarias. Esto indicó que, en el futuro, las MSCs humanas podrían utilizarse para tratar este tipo de lesión.

 

Tendinopatía

La tendinopatía se refiere a aquellas lesiones que afectan a los tendones – los largos y fibrosos tejidos que conectan y transmiten la fuerza de los músculos a los huesos. Los tendones se tensan y se lesionan por el uso repetitivo y por ello no es extraño que la tendinopatía sea una lesión común entre atletas; esta se encuentra vinculada al 30% de las lesiones causadas al correr, sin olvidar que el 40% de los tenistas sufren de alguna u otra forma de tendinopatía o “codo de tenista”. Cada año, en el Reino Unido, cerca de 85.000 personas presentan síntomas de Tendinitis de Aquílea. En este tipo de lesión se produce daño en las fibras de colágeno que componen el tendón, y tal daño es reparado por el cuerpo a través de un proceso de inflamación y producción de nuevas fibras que se fusionan junto con el tejido no dañado. Sin embargo, este proceso puede tomar hasta un año para que pueda completarse y resulta en la formación de una “cicatriz” en el tejido del tendón. Esta cicatriz hace que el tendón elástico se vuelva más rígido y, a su vez, disminuye la cantidad de energía que el tejido puede almacenar, lo que resulta en un debilitamiento del tendón.

 

Las MSCs tienen la capacidad para generar células llamadas tenoblastos, las cuales maduran en tenocitos. Estos tenocitos son los responsables de producir el colágeno en los tendones. Este vínculo entre las MSCs y el colágeno es el eje central para quienes realizan las investigaciones relativas a cómo las células madre pueden ayudar a tratar la tendinopatía. Muchas investigaciones han sido llevadas a cabo en caballos de carrera, ya que la gran mayoría sufre de tendinopatía, y la lesión es similar a la que se produce en los seres humanos. Los investigadores encontraron que al inyectar en el tendón lesionado las MSCs aisladas extraídas de la propia médula ósea del caballo, casi se podría reducir a la mitad la recurrencia de la tendinopatía en comparación con los caballos que recibieron tratamiento médico tradicional para este tipo de lesión. Un estudio posterior realizado por el mismo grupo mostró que las MSCs incrementaron su reparación, lo que resultó en una reducción de la rigidez del tejido, la disminución de la cicatriz y una mejor fusión entre las nuevas fibras con el tendón no lesionado existente. Cabe señalar, sin embargo, que todavía no se tiene claro si estos resultados se deben a la producción de nuevos tenocitos realizada por las MSCs o por su capacidad para modular el entorno alrededor de la tendinopatía, tal como se describió anteriormente.


Reparación de Tejido Óseo

Los huesos son singulares, ya que tienen la capacidad de regenerarse a lo largo de nuestra vida. Luego de sufrir una lesión, como por ejemplo una fractura, se producen una serie de eventos a fin de dar inicio a la cicatrización del hueso lesionado. Inicialmente se produce una inflamación en el sitio de la lesión, y comienzan a enviarse una gran cantidad de señales. Estas señales atraen a las MSCs, las cuales comienzan a dividirse y a expandirse en cantidad. Las MSCs se convierten entonces en condrocitos, en las células responsables de fabricar un tipo de armazón de cartílago, o en osteoblastos, que son las células que depositan las proteínas y minerales que conforman el hueso sobre el cartílago. Por último, estas nuevas estructuras se alteran para restaurar la forma y función del hueso reparado. El uso de terapias celulares en pacientes con lesiones oseas ha demostrado que la inyección directa o la infusión en sangre de las MSCs puede ayudar a reparar fracturas que previamente no pudieron ser reparadas. Sin embargo, al igual que con la aplicación en el caso de la tendinopatía, todavía no se tiene claro si estas MSCs externas funcionan por el incremento de células productoras de hueso o por su capacidad para reducir la inflamación y estimular la restauración del suministro de sangre al hueso lesionado, o ambas.

 

¿Qué Opinas? Dejanos tu Comentario!:

4 comentarios
Publicar tu Respuesta