¿Cómo pueden las células madre tratar la rodilla del corredor?

El síndrome de dolor patelofemoral (dolor de rodilla frontal) o síndrome de fricción de banda iliotibial (dolor en el costado de la rodilla) es algo que duele. Y qué ocurre no solo en corredores.

La rodilla del corredor puede representar hasta el 40% de las quejas de rodilla en las clínicas de medicina deportiva donde se les suele recomendar a los pacientes que descansen, se coloquen hielo, y estiren la rodilla mientras toman algún antiinflamatorio. En casos severos, los cirujanos extirpan el cartílago dañado. Sin embargo, estas no siempre son soluciones efectivas a largo plazo, especialmente a medida que nuestras rodillas comienzan a envejecer.

Los especialistas en medicina regenerativa han estado realizando terapias con células madre en las rodillas de atletas profesionales durante más de 20 años. Al inyectar células madre vivas en el tejido dañado de la rodilla, puede que estimulen sus células para que se reparen a sí mismas y también promuevan el crecimiento de nuevas células, a la vez que alivian o reduzcan su dolor.

¿Cuáles son los síntomas de la rodilla del corredor?

Dolor. Mucho dolor. Sabes que tienes la rodilla de corredor cuando sientes:

  • Dolor en la parte frontal de la rótula, aunque podría estar alrededor o detrás.
  • Dolor al doblar la rodilla para caminar, agacharse, arrodillarse, correr o incluso levantarse de una silla.
  • Dolor que empeora al bajar las escaleras o cuesta abajo.
  • Dolor con hinchazón, estallido o rechinamiento alrededor de la rótula.

¿Qué causa la rodilla del corredor?

Existen muchas maneras en que uno puede influir a que nuestras rodillas se desgasten y nos conduzcan a esta condición debilitante.

Entre los más comunes se destacan:

  • Golpe directo: de una caída o golpe.
  • Uso excesivo: ejercicios de alto estrés, estocadas repetitivas y correr demasiado
  • Mala alineación ósea: una rótula fuera de posición puede causar una presión dolorosa.
  • Condiciones del pie: pies hipermóviles, arcos caídos o sobrepronación pueden provocar dolor de rodilla
  • Músculos débiles y desequilibrados del muslo: los cuádriceps débiles no logran mantener la rótula en su lugar.
  • condromalacia de la rótula: el cartílago debajo de la rótula se deteriora.

¿Cómo pueden las células madre tratar la rodilla del corredor?

Durante más de 20 años, los ensayos clínicos han demostrado resultados prometedores de inyecciones de células madre como un tratamiento eficaz del tejido de la rodilla del corredor. Después de un examen físico completo de la rodilla, y quizá una radiografía, se inyectan  5 millones de células nucleadas en el tejido de su rodilla lesionada utilizando la tecnología de ultrasonido como guía.

Estas células madre migrarán a sus células dañadas y liberarán factores de crecimiento, citoquinas y quimiocinas a su sangre. Estas sustancias pueden por lo tanto:

  • Activar las células T para segregar proteínas.
  • Abrir sus vasos sanguíneos y formar nuevos.
  • Mover las células de los vasos sanguíneos hacia los tejidos que las rodean.
  • Estimular sus células para regenerar su tejido.
  • Inhibir su inflamación.
  • Regular su sistema inmunológico

Cuán rápido o potente se produzca esta regeneración en su rodilla dependerá de su edad, genética, gravedad de la lesión, salud general, atención de seguimiento y otros factores ambientales.

¿De dónde provienen estas células madre vivas?

Las células madre se obtienen a partir de la sangre del cordón umbilical de recién nacidos que se encuentran sanos. Si una mujer embarazada no planea quedarse con el cordón umbilical de su hijo al nacer, puede optar por donarlo. Sin embargo, se le pedirá que firme un formulario de consentimiento informado, seguido de revisiones de antecedentes médicos y sociales, así como un análisis de sangre.

Después de que una nueva madre cumpla con todos los requisitos de elegibilidad del donante y de a luz a su bebé de manera segura, se recoleta la sangre del cordón umbilical en una bolsa de extracción de sangre del cordón estéril y es enviada a un laboratorio. La sangre del cordón umbilical se procesa dentro de las 48 horas utilizando métodos patentados. Una muestra del producto terminado es comprobada por un laboratorio independiente de terceros para su esterilidad. Las células madre del cordón umbilical se distribuyen una vez que los informes de laboratorio hayan pasado los requisitos reglamentarios obligatorios.

¿Las células madre del cordón umbilical están aprobadas por la FDA?

La FDA ha confirmado recientemente que solo existe un producto de células madre registrado y aprobado en el mercado: las células progenitoras hematopoyéticas derivadas de la sangre del cordón umbilical (células madre formadoras de sangre) utilizadas para ciertas indicaciones.

Los practicantes que aprovechan esta enorme promesa de células madre para cualquier uso terapéutico deben ejercer su juicio y experiencia profesional. Instamos a todos los que se sumen en el uso de terapias con células madre a que consulten las bases de datos nacionales de salud para evaluar la información actual de los ensayos clínicos, y el sitio web de la FDA sobre tejidos humanos para obtener las evaluaciones vigentes de terapia.

En 2018, el comisionado y director de investigación de la FDA informó que la agencia incorporará algunos “nuevos conceptos sobre cómo pequeños investigadores y empresas pueden buscar y cumplir con el estándar de aprobación de productos a través de vías eficientes y rápidas”. Usted puede mantenerse al día con los últimos desarrollos en el sitio web de la FDA.

¿Cuáles son los efectos secundarios de las inyecciones de células madre?

Al igual que con cualquier procedimiento de inyección, existe un pequeño riesgo de infección bacteriana (no asociada con el producto) y daño a los nervios. Si experimenta intenso dolor, sangrado o hinchazón en el lugar de la inyección, o si experimenta síntomas como fiebre, náuseas, mareos o vómitos, busque atención médica de emergencia de inmediato.

¿A partir de cuándo puedo empezar a sentir los resultados?

Las personas sanan a ritmos diferentes. Su tiempo de recuperación dependerá de su edad, genética, gravedad del daño, salud general y factores ambientales, así como su dedicación a la atención posterior al tratamiento.

Dele tiempo a que sus células se regeneren y no las ponga bajo mucha presión. Cambie temporalmente a una nueva forma de ejercicio que no dañe su articulación (por ejemplo, trotar, considere nadar durante un par de meses en lugar de correr).

Los poderes regenerativos de su cuerpo trabajan de forma lenta y constante: respete el tiempo. Si usted regresa a sus entrenamientos habituales antes de que sus tejidos hayan tenido la oportunidad de regenerarse, podría dañar su rodilla permanentemente. Usted podrá regresar a su rutina robusta habitual después de que su médico le informe que puede hacerlo, generalmente después de que:

  • Su rodilla esté completamente flexionada y estirada libre de dolor.
  • Pueda caminar, trotar, correr o saltar sin dolor
  • Su rodilla tratada sea tan fuerte como su rodilla ilesa.

¿Qué Opinas? Dejanos tu Comentario!:

4 comentarios
Publicar tu Respuesta