Curso Celulas Madre-Stem Cell Training Inc.
Interesante? Compártelo!

Los jugadores de béisbol están usando células madre para evitar ir al quirofano

Cómo los jugadores de béisbol están usando células madre para evitar a Tommy John

Garrett Richards estaba acostado boca abajo en una mesa con su espalda al descubierto y esperanzas de que su codo sería salvado, mientras un médico guiaba una aguja hacia la cresta ilíaca de su hueso pélvico y le extraía médula ósea. Richards estaba completamente despierto gracias a la anestesia local que lo salvó del dolor físico, pero no de la ansiedad en su cabeza: ¿Realmente funcionará esto?

Dentro de unos pocos minutos, las médula ósea extraída se centrifugó rápidamente para separar la parte importante, se mezcló con una suspensión rica en plasma y se preparó para ser inyectada en el codo de Richards. La lesión de Richards no era el desgarre común a través del ligamento colateral ulnar (LCU), sino un desgarre que atravesaba el LCU a lo largo y en el centro, una manifestación rara pero cada vez común, que casi siempre lleva a los afectados a necesitar una cirugía de Tommy John. No en este caso. Aunque él pudo haber escogido esa ruta, él quiso explorar la eficacia de las células madres primero.

Hoy día, Garrett Richards está disparando pelotas a 98 millas por hora otra vez. “Me siento tan bien como siempre lanzado pelotas,” dijo en lunes desde el estadio Tempe Diablo, donde los Ángeles de Los Ángeles, quizás el equipo de béisbol con más cirugías Tommy-John, espera llegar al campeonato con Richards en el día de apertura. El jugador de 28 años es el jugador que ha optado por ortobiológicos más recientemente, con la esperanza de recuperarse de una lesión. Este tipo de tratamientos que incluye células madre y plasma rico en plaquetas (PRP).

Aunque los estudios clínicos han demostrado un gran éxito en el uso de ortobiológicos, actualmente, estos no se usan de forma rutinaria para las lesiones generalizadas del codo en el béisbol por dos razones: sólo funcionan en casos de desgarres parciales del ligamento, como el de Richards, y porque aún faltan estudios médicos que validen su eficacia independiente de otros tratamientos realizados simultáneamente.

La falta de conocimiento sobre cómo funcionan los ortobiológicos dentro del cuerpo – aunque se cree que las proteínas en las células madre y las plaquetas regeneran el tejido dañado, los doctores todavía necesitan identificar cual es la mejor manera de administrarlas en diferentes tipos de lesiones – nos habla sobre las dificultades en los verdaderos avances médicos. Aun así, el deseo de Richards y de otros de evitar una cirugía le da a los ortobiológicos suficiente importancia para que se realicen más estudios.

“Realmente creo que este tipo de tratamientos tiene un potencial significativo: dijo el Dr. Neal ElAttrache, un cirujano ortopédico en la clínica Kerlan-Jobe en Los Ángeles con muchos años de experiencia, quien introdujo los ortobiológicos al Béisbol de Ligas Mayores cuando le inyecto plasma rico en plaquetas en el codo al relevador de los Dodgers, Takashi Saito en 2008. “No hay duda de que los biológicos llegaron para quedarse y de que la manipulación con biológicos es la frontera en el tipo de tratamientos que estamos utilizando. El problema, de la manera en que lo veo, es que el mercadeo y el uso clínico han excedido por mucho a la ciencia detrás de los ortobiológicos.”

Traducción: Una vez que el plasma rico en plaquetas y las células madre atrajeron la atracción de los medio, los atletas famosos comenzaron a querer usarlos, aun cuando quizás las historias de éxito eran anécdotas. Bartolo Colon revivió su carrera después de una inyección de células madre en 2010 y todavía lanza pelotas a los 43 años de edad. Otros también lo han hecho pero sin publicidad. Richards se enfrentó a una decisión cuando fue diagnosticado con un LCU parcialmente desgarrado el pasado mayo: someterse a una cirugía de Tommy John y regresar al deporte en el All-Star break o después, o seguir el consejo del Dr. Steve Yoon, un socio de ElAttrache en la clínica Kerlan-Jobe, e intentar salvar su ligamento con células madre.

“Ciencia, hermano,” dijo Richards. “Ahora creo.”

Dos semanas después de que Richards comenzó su tratamiento, su compañero de equipo Andrew Heaney había buscado evitar a Tommy John a través de las células madre. Richards pensó que se rehabilitarían juntos y que regresarían a tiempo para la liga de instrucción de otoño. Luego, a finales de junio, se supo que el codo de Heaney no estaba sanando y que necesitaría cirugía reconstructiva. Ya Tyler Skaggs se había tomado casi dos años para recuperase de su cirugía en el 2014, y seis semanas más tarde Nick Tropeano también sufrió una lesión. Al igual que Heany, se espera que Tropeano no asista a la temporada del 2017.

Esto hizo que la recuperación de Richards fuera mucho más necesaria. Su primer chequeo, después de seis semanas demostró regeneración en el área del desgarre utilizando ultrasonido. En agosto, él comenzó a lanzar y en octubre asistió a la liga de instrucción, la cual fue en éxito. El no dudo en lanzar una pelota rápida de las que casi ningún jugador puede igualar.

 

 

¿Qué Opinas? Dejanos tu Comentario!:

4 comentarios
Publicar tu Respuesta