fbpx
Curso Celulas Madre-Stem Cell Training Inc.
Interesante? Compártelo!

Un Nuevo Dispositivo Médico ayuda al Manejo de Heridas Complejas

Debido a la naturaleza compleja del proceso de curación de heridas, una lesión en la piel puede plantear distintos desafíos y es muy probable que presenten complicaciones, especialmente cuando son agudas. También pueden empeorar de afecciones agudas a crónicas, lo que requerirá una intervención externa por parte de un médico especialista que comprenderá mejor la situación para lograr que el área afectada por la herida vuelva a la normalidad.

La complejidad de la curación de heridas y la investigación sigue siendo un océano de conocimiento que viene siendo estudiado continuamente para descubrir a fondo las técnicas e intervenciones sobre la curación de heridas. Por lo tanto, este informe contiene una introducción y detalles sobre el uso de una nueva innovación médica llamada Gcells utilizadas principalmente para el tratamiento de heridas en sus diferentes etiologías.

En un caso donde el proceso de curación de heridas parecía difícil, Gcells demostraron que sus excelentes efectos son un atributo de su diseño y protocolo de trabajo. Gcells están acondicionadas para funcionar en una suspensión enriquecida de células progenitoras que pueden ayudar de manera eficiente al proceso de reparación de tejidos. En este reporte de caso, se utilizaron dos personas como donantes y aceptores de estos microinjertos.

Introducción

La piel es la capa externa del cuerpo que ofrece protección a las capas subyacentes. Una herida rompe esta capa e inhibe sus distintas funciones, además de exponer o también romper la capa subyacente de tejidos. Los procesos de reparación son inherentes y forman parte de los procesos homeostáticos del cuerpo para tratar de restaurar la piel a la normalidad en estructura y función.

La base del mecanismo de reparación de la piel está representada por un tejido y la inflamación en la que los vasos se dilatan y los monocitos se activan, lo que conduce a la formación de tejidos necróticos. Este proceso básico puede ser inhibido o retrasado por una serie de factores diferentes que conducen a la transformación deteriorada de heridas agudas a formas crónicas. Pero si no hay alteración en el proceso de reparación, las células mesenquimales inician el proceso proliferativo y empiezan a reparar y reestructurar los tejidos afectados empezando desde la base. Al mismo tiempo, los tejidos epiteliales comienzan a crecer alrededor de la herida llevando al último paso del proceso de curación. En esta etapa final, la remodelación de la estructura de la piel es primordial y luego la maduración de la cicatriz.

Estos procesos son eficientes en ciertas condiciones a diferencia de que si estuvieran afectados por factores tales como enfermedades cardiovasculares, diabetes, bacterias o cualquier otro género de infección, ya que pueden inhibir estos procesos.

Por lo tanto, es necesario comprender en detalle estos procesos si va a haber desarrollo o innovación para los procesos de regeneración efectivos. Tal como se indicó previamente, durante la fase proliferativa de la cicatrización de la herida, las Células Mesenquimales son los protagonistas clave. Su estructura incluye una Célula Madre Mesenquimal (CMM), multipotente por naturaleza y ofrece funciones de soporte, terapéuticas y tróficas. También pueden liberar citocinas tróficas, antiinflamatorias y moléculas antiapoptóticas viables que ofrecen protección durante la reparación de la piel lesionada. Las CMM también poseen subpoblaciones que son de naturaleza similar a las células madres comúnmente conocidas como “población lateral” (SP, por sus siglas en inglés), se ha descubierto que están enriquecidas de más de 1000 veces de células progenitoras y células madre multipotentes y que también existen en tejidos y tumores. SP existe en una variedad de órganos y tejidos, después de un descubrimiento original por ser prominente en la médula ósea de un ratón. Los órganos con SP incluyen los pulmones, el hígado, el cerebro, las glándulas mamarias y el músculo esquelético.

En otros descubrimientos, se encontró que probablemente también pueden ser aislados en otros tejidos del cuerpo. Este descubrimiento se realizó en un experimento in vitro e in vivo cuando las Células Madre de Pulpa Dental (CMPD) mostraron capacidad para diferenciarse en osteoblastos y construir un tejido óseo al formar una Matriz Extracelular (MEC) secretada por los osteoblastos. El experimento arrojó resultados tanto en la calidad como en la cantidad de la matriz formada por las CMPD en el experimento in vivo e in vitro utilizando células madre y biomateriales acompañantes.

Así se demostró que la pulpa dental tiene potencial de fuerza terapéutica y una fuente rica en células progenitoras/autólogas que pueden utilizarse para ayudar a los procesos de curación, incluso aplicables para la regeneración de huesos craneofaciales.

Esta es la evidencia que respalda el principio de funcionamiento de la innovación con Gcells. Gcell separa con éxito esta población lateral con un tamaño de 50 micras. En esta población celular se pueden formar microinjertos autólogos y pueden ser usados solos o junto con biomateriales preparados en un biocomplejo listo para ser utilizado cuando sea necesario.

En este reporte de caso, se utilizaron dos personas como donantes y aceptores de estos microinjertos para mejorar la cicatrización de las heridas complejas a través de microinjertos autólogos utilizando Gcells.

Caso Clínico 1

El primer caso involucra a una mujer de 50 años que no tiene ninguna enfermedad o trastorno. Se sometió a una cirugía laparoscópica de bypass gástrico y le fue bien teniendo en cuenta los parámetros de pérdida de peso. Dos años después ingresó para una abdominoplastia bariátrica. Posteriormente, las complicaciones postquirúrgicas mostraron preeminencia de necrosis que fue descubierta después de que la primera evaluación médica mostrara un área de 150 a 200 cm2 al final de los colgajos. Una necrosectomía inicial mostró una pérdida intensa de tejido y avanzamos colocando la herida bajo terapia VAC y al paciente en la participación activa de esta terapia durante una semana y luego en su hogar como paciente ambulatorio.

Como paciente ambulatorio, se observó una mejoría progresiva de la herida, mientras que los tejidos granulados alrededor del área de la base fueron eliminados.

Después de 2 meses con la terapia VAC aún se observaban los márgenes de la herida deteriorados y las áreas circundantes no alineadas con la superficie de la piel.

 

El protocolo Gcell se inició después de que el paciente ambulatorio diera su consentimiento. Empezamos recolectando una muestra de piel de 3 cm2 del paciente con el fin de obtener la suspensión celular que debe ser inyectada en el tejido de granulación (figura 2).

 

Luego continuamos con el tratamiento convencional de heridas en lo que respecta a la limpieza y el reemplazo con una gasa estéril con vaselina. El área de la herida comenzó a mejorar tanto en el progreso de la curación como en su apariencia general. En dos meses, el área dañada desapareció y se alineó con la superficie de la piel. Dos meses después, la herida se redujo a una cicatriz muy pequeña, leve y lisa en comparación con la situación inicial. (figura 3).

 

Un hombre de 78 años sufría de cirrosis hepática, hernia hiatal así como también de diabetes. Se llevó a cabo una cirugía compleja y se realizó una esofagectomía distal. Pero la hernia hiatal no se redujo en el abdomen, por lo que fue programado para una cirugía correctiva. Durante la intervención, se encontraron adherencias relacionadas con la cirugía abdominal previa lo que condujo a la apertura del colon para una resección. Surgieron algunas complicaciones postoperatorias debido a la aparición de fístulas enterocutáneas, relacionadas con la dehiscencia de la anastomosis en el colon. Una segunda intervención era inevitable, por lo tanto, se colocó una protección para la ileostomía y el empaquetamiento de la anastomosis del colon. Cerramos la laparotomía con una prótesis biológica. Pero nos encontramos con otras complicaciones que necesitaban de cuidados intensivos en hepatología.

La condición del paciente que incluía un déficit en la síntesis hepática tuvo su efecto en la curación de la herida quirúrgica. Al igual que en el primer caso, aparecieron tejidos necróticos alrededor de la prótesis biológica. Realizamos una necrosectomía y la mitad de la prótesis biológica quedó expuesta. (Figura 5).

 

El tratamiento adicional de la herida utilizando medicamentos avanzados ayudó a cubrir la prótesis biológica con tejido de granulación (figura 6).

Los cirujanos plásticos realizaron evaluaciones al paciente y la elección de hacer un colgajo de rotación no parecía tan apropiada. La terapia VAC fue utilizada en la herida durante aproximadamente 15 días a pesar de que el dispositivo no era lo suficientemente eficiente como para mantener la supuesta succión en presencia de una ileostomía. Además, se procedió a tratar al paciente con el protocolo Gcell cuando la dimensión de la herida progresó a aproximadamente 250 cm2. El tejido de granulación del margen derecho cerca de la ileostomía mejoró a pesar de que parecía estar socavado.

En resumen, el protocolo Gcell ha demostrado un gran nivel de eficiencia en la curación y restauración de tejidos dañados. Este progreso seguramente abrirá el camino para su empleo en la práctica clínica que incluye el tratamiento y manejo de heridas agudas y crónicas y en cualquier otro campo de la medicina que inevitablemente necesitará un instrumento para reparar las lesiones en los tejidos.

Discusión y conclusión

Dejamos en claro previamente en este documento acerca de la eficacia del protocolo Gcell para ayudar a la curación de heridas, especialmente aquellas que pueden desarrollarse de afecciones agudas a crónicas. El principio de funcionamiento de Gcell utilizado para obtener células progenitoras viables que son usadas para los microinjertos depende de que un individuo sea tanto el donante como el aceptor. Esto ayudará a reducir las complicaciones relacionadas con los implantes o microinjertos inyectados que no son autólogos. Gcell es flexible y puede utilizarse tanto en sala de operaciones como en ambulancias. Esta innovación se está extendiendo ampliamente y es actualmente utilizada en los campos oral-maxilo-facial comprobado por estudios recientes a pesar de que un área más amplia y aceptable para su aplicación es en cirugía plástica, dermatología y ortopedia.

La conclusión de este reporte aporta claridad en la demostración de una innovación eficiente, útil y de bajo riesgo en el campo de la medicina, útil en áreas para el manejo y curación de heridas. Sin embargo, la viabilidad del producto Gcell aún debe ser comprobada en sujetos con diferentes afecciones y perspectivas. Pero aseguramos que este recurso demostrará ser un mejor enfoque terapéutico en el campo de la medicina para mejorar la curación de heridas complejas. Esta confianza reside en las excelentes características y principios de funcionamiento de este dispositivo para obtener la suspensión celular, la flexibilidad, facilidad para el procedimiento y, lo que es más importante, el costo. Esto ayudará a reducir el uso de dispositivos de precios exorbitantes para medicamentos avanzados.

En resumen, aparte de introducir una innovación eficiente en la medicina. Gcell tiene la potencialidad de ofrecer empleo en procedimientos clínicos que ayudarán en el manejo de las heridas, sin importar cómo sea el caso.

¿Qué Opinas? Dejanos tu Comentario!:

6 comentarios
Publicar tu Respuesta