Curso Celulas Madre-Stem Cell Training Inc.
Interesante? Compártelo!

Segundo paciente libre de VIH tras ser sometido a una terapia con células madre

El avance sugiere que el primer caso no fue algo aislado y que podría allanar el camino para futuros tratamientos.

VIH (en amarillo) infectando una célula humana  inmune (en azul).Crédito: NIH/SPL

Una persona con VIH al parecer está libre del virus tras recibir un trasplante de células madre que reemplazó sus glóbulos blancos con versiones resistentes al VIH. El paciente es la segunda persona que se ha reportado cuyo virus se ha eliminado a través de este método. Sin embargo, los investigadores advierten que es demasiado pronto para afirmar que ha sido curado.

El paciente, cuya identidad no ha sido revelada, pudo dejar de tomar medicamentos antirretrovirales, sin signos de que el virus regresara 18 meses después. La técnica de células madre fue utilizado por primera vez hace una década por Timothy Ray Brown, conocido como el “paciente de Berlín”, quien aún continúa libre del virus.

 

Cómo vencer al VIH

Hasta ahora, el último paciente en recibir el tratamiento muestra una respuesta similar a la de Brown, afirma Andrew Freedman, un médico clínico de enfermedades infecciosas de la Universidad de Cardiff en el Reino Unido y quien no participó en el estudio. “Existe una buena razón para esperar que tenga el mismo resultado”, menciona.

Al igual que Brown, el último paciente también tenía una forma de cáncer de la sangre que no respondía a la quimioterapia. Ellos requirieron de un trasplante de médula ósea, en el cual sus células sanguíneas serían destruidas y reemplazadas con células madre trasplantadas de un donante sano.

Pero en lugar de elegir cualquier donante, el equipo, dirigido por Ravindra Gupta, un médico de enfermedades infecciosas de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, eligió un donante que tenía dos copias de una mutación en el gen CCR5 que da a las personas resistencia a la infección al VIH. Este gen codifica un receptor que se encuentra en la superficie de los glóbulos blancos involucrados en la respuesta inmunitaria del cuerpo. Normalmente, el VIH se une a estos receptores y ataca las células, pero una eliminación en el gen CCR5 impide que los receptores funcionen correctamente. Alrededor del 1% de las personas de ascendencia europea tienen dos copias de esta mutación y son resistentes a la infección por VIH.

El equipo de Gupta describe los resultados en un artículo que se publicará en Nature el 5 de marzo. Los investigadores informan que el trasplante reemplazó con éxito las células blancas de la sangre del paciente con la variante resistente al VIH. Las células que circulaban en la sangre del paciente dejaron de expresar el receptor CCR5, y ya en el laboratorio, los investigadores no lograron infectar a estas células con la versión del VIH del paciente.

El equipo descubrió que el virus desapareció completamente de la sangre del paciente después del trasplante. Luego de 16 meses, el paciente dejó de tomar medicamentos antirretrovirales, el tratamiento estándar para el VIH. En el último seguimiento, 18 meses después de suspender la medicación, aún no se presentaban indicios del virus.

Tratamiento agresivo

Gupta menciona que aún no es posible decir si el paciente ha sido curado. Sin embargo, esto solo se puede demostrar si la sangre del paciente permanece libre de VIH por más tiempo, menciona.

Pero el estudio sugiere que el tratamiento exitoso de Brown hace diez años no fue algo peculiar. Gupta menciona que el último paciente recibió un tratamiento menos agresivo que el de Brown para prepararse para el trasplante. Al nuevo paciente se le administró un régimen que consistía en quimioterapia junto con un medicamento dirigida a las células cancerosas, mientras que Brown recibió radioterapia en todo su cuerpo además de un medicamento de quimioterapia.

Esto sugiere que, para tener éxito, los trasplantes de células madre en pacientes con VIH no necesariamente deben ir acompañados de tratamientos agresivos que podrían tener efectos secundarios graves, menciona Gupta. “La radiación realmente ataca la médula ósea y te hace sentir muy enfermo”.

Graham Cooke, un investigador clínico en el Imperial College de Londres, señala que este tipo de tratamiento no sería adecuado para la mayoría de las personas con VIH, que no tengan cáncer y, por lo tanto, no requerirán de un trasplante de médula ósea, el cual es un procedimiento serio que a veces puede tener complicaciones fatales. “De estar bien, el riesgo de recibir un trasplante de médula ósea es mayor que el riesgo de seguir tomando tabletas todos los días”, menciona. La mayoría de las personas con VIH responden bien al tratamiento antirretroviral diario.

Pero Cooke agrega que quienes necesiten un trasplante para tratar la leucemia u otras enfermedades, parece razonable tratar de encontrar un donante con la mutación CCR5, y el cual no agregaría ningún riesgo al procedimiento.

Gero Hütter, quien dirigió el tratamiento de Brown y ahora es director médico de la compañía de células madre Cellex en Dresde, Alemania, está de acuerdo en que este tipo de tratamiento solo podría usarse para un pequeño grupo de pacientes. Pero espera que el artículo estimule un interés renovado en las terapias genéticas dirigidas a CCR5, el cual podría aplicarse a un grupo más amplio. “Aún estamos en espera del verdadero avance”, menciona.

¿Qué Opinas? Dejanos tu Comentario!:

5 comentarios
Publicar tu Respuesta