Células Asesinas Naturales

Las células asesinas naturales (NK, por sus siglas en inglés) son linfocitos de la misma familia que las células T y B, provenientes de un progenitor común.

Sin embargo, como células del sistema inmunitario innato, las células NK se clasifican como linfocitos innatos del grupo I (ILC) y responden rápidamente a una amplia variedad de desafíos patológicos.

Las células NK son más conocidas por matar las células infectadas por virus y detectar y controlar los signos tempranos de cáncer. Además de proteger contra las enfermedades, las células NK especializadas también se encuentran en la placenta y pueden desempeñar un papel importante en el embarazo. Las células NK cobraron interés por primera vez debido a su capacidad de destruir células tumorales sin ningún cebado o activación previa (a diferencia de las células T citotóxicas, que necesitan cebado por parte de las células presentadoras de antígenos). De ahí el nombre asesinos “naturales”. Además, las células NK secretan citoquinas como IFNγ y TNFα, que actúan sobre otras células inmunes como las células macrófagas y dendríticas para mejorar la respuesta inmune.

Mientras se encuentran patrullando, las células NK se ponen en  contacto constantemente con otras células. Si la célula NK decide o no matar o esas células dependerá de un balance de señales de los receptores de activación y los receptores inhibitorios en la superficie de la célula NK. Los receptores activadores reconocen las moléculas que se expresan en la superficie de las células cancerosas y las células infectadas y “encienden” la célula NK. Los receptores inhibidores actúan como un control de las células asesinas NK. La mayoría de las células sanas normales expresan receptores MHC I que hacen de las células un tanto “autónomas”. Los receptores inhibidores en la superficie de la célula NK reconocen el MHC I cognado, y esto “apaga” la célula NK, impidiendo a que asesine. Las células cancerosas y las células infectadas a menudo pierden su MHC I, dejándolas vulnerables a las células asesinas NK. Una vez que se toma la decisión de asesinar, las células NK liberan gránulos citotóxicos que contienen perforina y granzimas, lo que conduce a la lisis de la célula diana.

Los genes tanto para los receptores inhibidores de células MHC I y NK que los reconocen varían mucho entre individuos. Las versiones (o alelos) de estos genes que porta una persona se han relacionado con su capacidad de combatir la infección por VIH y su riesgo de algunas enfermedades autoinmunes. Las variedades de células NK también cambian con la edad y se ven afectadas por infecciones virales crónicas como el citomegalovirus (CMV).

Debido a su capacidad de destruir células tumorales, las células NK son un objetivo atractivo para las inmunoterapias contra el cáncer. Algunos anticuerpos monoclonales terapéuticos se basan en la muerte de las células NK. Los investigadores también se encuentran desarrollando tratamientos para activar las células NK utilizando pequeñas moléculas o citoquinas, e incluso se encuentran probando células NK vivas modificadas genéticamente como terapias.

Fuerte inhibición
Las células sanas y normales expresan suficientes moléculas MHC de clase I para inducir una fuerte señal inhibitoria en las células NK. Estas células están por lo tanto protegidas del ataque de células NK.

Inhibición reducida
Las células tumorales o las células infectadas por virus a menudo regulan a la baja las moléculas MCH clase I. Estas células ya no pueden emitir una señal inhibitoria fuerte. Por lo tanto, las células NK unirán y eliminarán estas células.

Fuerte activación
Las células transformadas o infectadas a veces aumentan la expresión de moléculas que se reconocen al activar los receptores de las células NK (ligandos de activación). Las células NK ahora reciben una señal de activación más fuerte de lo habitual. Esto puede anular la señal inhibitoria y permitir que las células NK ataquen.

¿Qué Opinas? Dejanos tu Comentario!:

16 comentarios
Publicar tu Respuesta